¿TIENE CITA? ¿NO? PUES NO PUEDE ENTRAR

DIARIOS DE LOS 30 BARRA

“Oiga, les llamo porque he hecho un viaje para varias gestiones a Murcia y, hijo, no me han atendido en ningún sitio, me han despachado, ale y no he resuelto na, ¿tienen derecho a eso?”

“Mire, fui al sef y un guardia me pregunta, estando yo en la calle con todo el calor, ¿Qué quiere? Pues quiero preguntar una cosa ¿qué cosa? Es que no creo que sea cosa de un guardia de puerta atenderme eso ¿tiene cita? ¿Cómo? Cita previa, ¿le han dado cita? Pues no. Entonces no puede entrar, pida cita en esta web que pone en el papel o llame. Pero oiga que vengo de fuera, lo siento, no puedo hacer nada”

“Entro a Sanidad a registrar un documento y me dicen que ya el registro está en agricultura, pero para registrar el documento tengo que pedir cita previa, hombre creo que eso es marear a la gente, no hay derecho, pues yo no puedo decirle nada, así está la cosa”

“Hola, quería preguntarle si puedo dejar mi queja, si dígame, pues que me obligan a pedir cita parar hacerme un duplicado del carnet, estuve en una cola antes de que me atendiera un guardia de seguridad, y después de media hora me dice que por la web o llamando llamo, como me pasa en la consulta del centro de salud, y siempre comunica, esto no hay derecho”

LOS GUARDIAS DE SEGURIDAD DE PUERTA NO PUEDEN CONVERTIRSE A ESPECIALISTAS EN LA ATENCIÓN AL CIUDADANO EN EL LIMITE DE LA PUERTA DE ENTRADA A UN EDIFICIO ADMINISTRATIVO PERO EL USUARIO EN LA CALLE. INACEPTABLE.

La comunidad autónoma de la Región de Murcia es una de las comunidades que aún, a pesar de la normalidad, mantiene la cita previa obligatoria a los administrados, esta situación debe llegar a su fin y respetar los derechos de la ciudadanía a ser atendidos sin cita previa si así le viene bien a la persona.

Hay muchas más quejas, situaciones abusivas, que atentan contra los derechos y contra los principios del servicio público a la ciudadanía, de la esencia jurídica de la atención al administrado, por parte de la administración pública.

sobre la manida «cita previa» que, en no pocos casos, ha ido transformando, paradójicamente, el objetivo del «Gobierno abierto» en una «Administración cerrada» a la ciudadanía

Con la recuperación de la normalidad, la cita previa ha recuperado en muchos sitios su carácter voluntario, siendo una buena opción que beneficia al ciudadano porque ahorra tiempo y también a la Administración que puede organizar mejor el servicio.

Con la recuperación de la normalidad, la cita previa ha recuperado en muchos sitios su carácter voluntario, siendo una buena opción que beneficia al ciudadano porque ahorra tiempo y también a la Administración que puede organizar mejor el servicio.

Durante la pandemia de coronavirus las medidas de salud pública tomadas por las Autoridades sanitarias en España limitaron nuestros derechos individuales. Mientras que unas limitaciones eran entendibles porque eran medidas idóneas, necesarias y proporcionales para impedir la transmisión comunitaria del virus, otras muchas nunca hubiesen superado la aplicación de la metodología de control de las actuaciones discrecionales, e incluso algunas fueron anuladas como sucedió con el toque de queda.

¿Es esta imposición de la cita previa en estos casos ajustada a derecho? A nuestro juicio no.

La cita previa obligatoria es insostenible, HAY QUE VOLVER A LA NORMALIDAD TRAS LA PANDEMIA Y QUE LA CITA PREVIA SEA UNA OPCIÓN, PERO NO UNA IMPOSICIÓN.

Comparte este contenido en tus redes sociales:
Abrir chat