La dinamización por parte de la tránsfuga Isabel Franco del Consejo de la Transparencia de la Región de Murcia cuenta con una aliada digna de esta, tal para cual, el oportunismo carente de principios, con egos que destruyen entidades, instituciones públicas y principios democráticos y normativos.

Juana Pérez llega a la Presidenta de la federación de AMAS DE CASA, consumidores y usuarios – Thader, con su anterior Presidenta, Doña Pilar Díaz aún viva y a través de un golpe de mano, despidiendo al director técnico Jesús Artero y al abogado de la asociación, ocupando todos los cargos retribuidos de esa asociación y los de protagonismo personal.

En su escalada al uní personalismo retribuido en esa entidad, destruye al grupo de amas de casa que le apoyó en un inicio, manipuladas y con seguro buena fe.

En una de sus culminaciones de escalada codiciosa tramposa y desmedida, con la participación y complicidad necesaria del Gobierno Regional, apean ilegítimamente e ilegalmente a UCEspaña de su representación en el Consejo Económico y Social, sin diálogos, sin por que, con alevosía, nocturnidad y a traición.

Este consejo se posiciona de perfil como es habitual en casi todos los foros de elites y acomodaticios sectores bien subvencionados.

Desde esta codiciosa y desprovista de escrúpulos trayectoria, con presencias esperpénticas y sin rumbo como entidad, llega al Consejo de la Transparencia designada irresponsablemente por el CES, ahora de todo ese fangal vienen estos patinazos, tras pasearla por diversos escenarios para entregarle premios, Isabel Franco, habilidosamente le acaricia el ego y la ve la tonta útil para ejercer la labor de dinamitera y resistir hasta las elecciones de Junio con un Consejo de la Transparencia de la Región de Murcia muerto, desacreditado, mas tierra quemada, más ridículo nacional, más escombros de las instituciones públicas.

Este último personaje movido como vulgar peor de briega es un grito y un drama que debe motivar a los/as murcianos/ a generar desde abajo el cambio regenerador hacia la normalidad ética, honesta y trasparente de esta maravillosa región que no merece esta asfixia.

Comparte este contenido en tus redes sociales:
Abrir chat