DESCONFIANZA DE UceRM sobre el expediente al anestesista.

LA UNION DE CONSUMIDORES DE ESPAÑA REGIÓN DE MURCIA, asociación de consumidores que viene asesorando a la familia en todo el proceso desde el fallecimiento de Sara Gómez, han integrado el equipo que ha desarrollado y organizado las acciones en medios, eventos, documentos institucionales, etc. hasta la personación en la causa como ACUSACIÓN POPULAR en el procedimiento judicial en que se investiga a los presuntos homicidas imprudentes de Sara Gómez.

Las primeras reuniones institucionales celebradas entre la familia de Sara Gómez y UceRM fueron con el Presidente del Colegio de Médicos de la Región de Murcia, así como otra reunión con el Consejero de Salud Don Juan José Pedreño, y el Director General de Planificación, investigación, Farmacia y atención al ciudadano, Don Jesús Cañavate.

En la primera reunión tras 100 días sin haber tenido el más mínimo contacto desde la muerte de Sara, hacia la familia, estos trasladaron a la familia que ni se podía suspender a Massó de manera cautelar, ni apoyaban la reciente petición iniciada en el parlamento “Ley Sara”, y además manifestaron que se habían enterado por prensa de lo ocurrido.

En la segunda reunión que se produjo con el Consejero de Salud y el Director indicado anteriormente, en la misma se acordaron varios aspectos, la primera premisa era, manifestada por el Señor Cañavate, que no podían hacer nada ante las peticiones que se formulaban:

  1. Ya habían entregado a la fiscalía todo lo conocido por ellos, dos. De la comparecencia de José Giménez Viudes (como personal estatutario del Servicio Murciano de Salud) manifestaron que no podían comentar nada. Negaron que se pudiera proceder a la apertura de un expediente al anestesista. Lo mismo que afirmó el colegio de médicos en relación al expediente del facultativo y colegiado Señor Massó.

Desconocíamos y no compartíamos el hecho de que no estuviera suspendido de empleo y sueldo el señor anestesista, Don José Giménez Viudes.

Se acordó crear una Comisión de investigación conjuntamente con el colegio de médicos para ahondar en la problemática de la cirugía estética y un grupo de trabajo en el seno del consejo asesor regional de salud, algo factible por su propio decreto de funcionamiento.

También se le facilitaron informaciones y documentos de gran interés de la que no disponían en la consejería, relacionada con la muerte de Sara Gómez.

  1. En la segunda reunión el Consejero de Salud estaba ausente de la misma y el Director General se hizo acompañar por la jefa de servicio de inspección médica y el responsable del decreto de publicidad sanitaria y registro de centros sanitarios.

En esta segunda reunión con la consejería se le insistió en la posibilidad legal de abrir un expediente al anestesista para investigar aspectos que nada tienen que ver directamente con lo que se está procesando en el juzgado, como presunto homicida imprudente de Sara Gómez.

Así mismo se le planteó la necesidad de acceder a la información relativa a la clínica sanitaria en la que el señor Massó trabajó en Alcantarilla y en la que atendió y citó a personas, incluida a Sara. Clínica que no contaba con la licencia de apertura municipal de Alcantarilla y que aplicó un extraño criterio de buena fe para que el señor Massó habilitara dicha clínica.

Al parecer no pudo registrar la clínica en el correspondiente registro, pero si lo solicitó.

También se le propuso la modificación del Decreto de publicidad para darle potestad de vigilancia y denuncia, no solo para el centro sanitario que aplicara publicidad engañosa, falsaria o que no se ajustara a los criterios establecidos en el decreto, sino que también se aplicara al “médico identificado en su número de colegiado” tanto en publicidad propia como en la realizada, no en soportes propios de un centro sanitario sino en redes sociales.

Este fue el medio publicitario mediante el cual Massó “captó” a Sara Gómez, que no olvidemos también está siendo investigado por falsedad y estafa (además de homicidio imprudente).

La respuesta fue, que este Decreto vigente permite la sanción de los médicos como facultativos y no como centros sanitarios, y que también se aplicaba en redes sociales esa normativa publicitaria de sanidad.

Ante todo ello, le solicitamos memorias al respecto, salvaguardando la información que no fuera posible dar a conocer, pero sí esos datos estadísticos, causas, sanciones, cuántos expedientes habían concluido con sanción, que características tenían esas sanciones…

También se le solicitó al Director General la simplificación del portal web de salud en lo relativo al usuario, información de transparencia que podría ser útil a la hora de que una persona pudiera buscar información para someterse a una intervención de cirugía estética.

Al día de hoy, ya pasados varios meses desde que se celebraron las reuniones, no se han aportado las informaciones que se solicitaron, y consideramos que el Director General de Planificación investigación Farmacia y atención al ciudadano, mintió cuando afirmó que la consejería había recibido la declaración del anestesista, pero ya no podían hacer nada más, ya trasladaron todo al Fiscal, aunque fue Rubén Gómez(hermano de Sara) quien en la primera reunión les facilitó un importante documento que debieran tener como autoridad sanitaria, pero del que no disponían.

Ahora, forzados por las evidencias, no habiendo actuado de oficio tras una investigación en profundidad en la cual conocían los hechos por los cuales se inicia el trámite administrativo, sino a través de una exigencia de la familia, se abre un expediente disciplinario al Señor anestesista Don José Giménez Viudes, y a la vista del tosco y poco trasparente proceso desarrollado por El Consejero que se ha apartado del caso, del Director General que no ha cumplido lo acordado en la reunión celebrada con él y dos miembros de su equipo, comprenderá toda la sociedad que carece de credibilidad cualquier acción, incluida la apertura del expediente disciplinario al anestesista que aleja de la Consejería y del Servicio Murciano de Salud, y lo traslada a la Gerencia área de salud VIII, zona del Mar Menor, casualmente donde el posible expedientado trabaja y ejerce influencias sindicales.

Entendemos firmemente que este expediente debe tramitarse directamente, por su importancia y delicadeza de alta sensibilidad, en la Dirección General de Recursos Humanos del Servicio Murciano de Salud, y no presidiéndolo un médico, director del Área VIII, zona hospital de los arcos, habiendo sido, también casualmente, compañero directo del expedientado.

Por cierto la semana pasada se remitió escrito de recusación ante tales hecho, y aún no ha sido contestado.

La Consejería de Salud sigue ofreciendo más sombras que luces en todo el procedimiento y mucho nos sospechamos, de que la practica ilícita que realizó el anestesista, cuando supuestamente utilizó la identidad de otro facultativo para estar presente en horario laboral, es una práctica habitual en el Servicio Murciano de Salud. Lo cual debe conocerse y debe pararse de inmediato y corregirse para que nunca más se vuelva a producir. Porque, aunque sea práctica habitual, es ILEGAL.

Solicitamos públicamente que esta organización, a tenor del artículo 4.2 de la Ley del Procedimiento administrativo común 39/2015, sea PARTE INTERESADA en el expediente administrativo disciplinario, ya que son los usuarios como afectados e intereses difusos lo que se ven más afectados por el resultado de este expediente que va más allá de un expediente disciplinario a un trabajador habitual.

Por otro lado, sabe la Consejería que UceRM es ACUSACIÓN POPULAR en el procedimiento judicial, sería curioso y llamativo que pudiera la entidad ser participe en el procedimiento judicial en la jurisdicción penal y no en la administrativa, sería intensamente contradictoria.

Por último, recordarle al Consejero de Salud, que trasciende los límites de la Región de Murcia y de España diríamos, el impacto de las actuaciones de todo tipo, administrativas, judiciales, etc. relativas al asunto de Justicia para Sara.

Dicho impacto puede ser muy negativo para la imagen sanitaria de la Región de Murcia y en general de la propia Región.

MUCHO TEMEMOS QUE EL EXPEDIENTE DISCIPLINARIO AL ANESTESISTA PUEDA QUEDAR EN PAPEL MOJADO, EN NADA. QUE SEA UNA PANTOMIMA, Y QUE RESTE MAS QUE APORTE A LA JUSTICIA.

Comparte este contenido en tus redes sociales:
Abrir chat